Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Mateo 25:35-36
Palabra Amén
Casi todos los libros del Nuevo Testamento terminan con la palabra "Amén". Las excepciones son: Hechos, Santiago y 3 Juan.