Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. Tito 3:1
Palabra Amén
Casi todos los libros del Nuevo Testamento terminan con la palabra "Amén". Las excepciones son: Hechos, Santiago y 3 Juan.