Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Apocalipsis 1:8

Oración por los Hijos
 
Cubro a mis hijos con la sangre del Cordero. Declaro, en este día, que mis hijos están protegidos por el pacto de la sangre de Jesús. Declaro que son protegidos en todos sus caminos; que la justicia de Dios va delante de ellos, y la gloria de Jehová es su retaguardia.

Le prohíbo al enemigo que los acose con temor, miedo o angustia. Todo hombre o mujer que se acerque a ellos, tiene que sentir temor reverente a Jehová. Declaro que mis hijos son pastoreados por Jehová; que él es quien sacia su alma en las sequías y da vigor a sus huesos. Declaro que mis hijos son como huerto de riego, y como manantial, cuyas aguas nunca faltan.

Señor arranco de mis hijos todo aquello que no fue plantado por Ti; arranco toda mala influencia en las escuelas y/o universidades, todo consejo de falsa sabiduría; arranco las malas amistades y las malas compañías; arranco también, del ambiente de ellos, todo árbol que no da fruto.

Declaro que nuestros niños, desde temprana edad, odian lo que Dios odia y aman lo que Dios ama.

Declaro que Jehová guardará la entrada y la salida de nuestros hijos, desde hoy y para siempre. Amén