Mira la obra de Dios; porque ¿quién podrá enderezar lo que él torció?. Eclesiastés 7:13.