No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea. Lucas 24:6

JUGAR CON FUEGO

Con cada fósforo que encendían, mayor era la exaltación. El pequeño chisporroteo inicial, y luego la llamita amarillenta, hacían brillar los ojos. Para los cuatro niños era un juego apasionante.