Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará. Isaías 33:22

Decisiones
Proverbios 3: 5-7
   "Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos,  Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;"

En muchas oportunidades nos hemos encontrado en la difícil tarea de accionar frente alguna situación que se nos presenta en la vida, situación que pueden ir de algo muy simple como a algo muy complejo y con grandes consecuencias para nuestra vida.

Frente a estas situaciones donde tenemos que actuar y tomar decisiones muchas veces no sabemos que hacer, como reaccionar y nos vemos en la tarea de acudir a alguien mas, de allí parte este mensaje. ¿Cuántas veces no hemos escuchado decir a alguna persona “¡me fue mal!”, “¡no hice nada!”,”¡no supe que hacer¡” y sobre todo “¡recibí un mal consejo!”; estoy seguro que a la mayoría de nosotros nos ha sucedido; y a que se debe esto?, simplemente porque acudimos o enfrentamos el problema o la decisión a través de la experiencia de las personas incorrectas.

Te preguntaras, ¿cómo saber cuáles son las personas correctas?; en realidad no existen correctas o incorrectas, solo existen las personas que rigen su vida en base a la percepción terrenal y las personas que han decidido seguir a Cristo y hacer su voluntad, estas últimas son las que nos ayudaran a buscar y entender a través de la palabra de Dios cual es la voluntad de él para con nosotros.

2da. Timoteo nos dice "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra."
La palabra de Dios nos dice que acudamos a el, que busquemos de Jesús para que interceda en nuestras vidas y así la luz, el entendimiento, la sabiduría y la bendición llegue a nosotros.

Tenemos que dejar de acudir a lo que llamamos “experiencia” de las personas y aunque estos se llamen amigos, familiares, conocidos o compañeros, muchos de ellos –por no hablar de la mayoría- lo que conocen o describen como experiencia no es más que la suma de los errores que han cometido y que por consecuencia directa será lo que nos transmitan.

La única manera de tener la certeza de que lo que decidimos hacer es acudir a Dios, ir a Jesús, habitar en su casa, guardar su verdad en nuestros corazones y aceptar que nos guie a través de la revelación del espíritu santo en nuestra vida. El nos lo dice de manera muy clara “.. no te apoyes en tu propia prudencia...”.

No subestimes ni la más pequeña decisión porque ella puede ser el inicio del cambio de tu vida. Ten sabiduría para actuar y solo a través de Dios y su palabra la obtendrás. Mateo 6:33 "Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.". Ten en cuenta a quien decides obedecer.

Es hora de tomar la mejor decisión, es el momento de aceptar a Cristo como nuestro único y suficiente salvador y de allí en adelante la verdad nos será revelada y nuestras acciones o decisiones tendrán un fruto divino para la gloria de Dios.
                                                                                                                                                            Romerd García