Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Efesios 4:29
Testimonios
Testimonio de Sandra Ripoll

 

Hermanos le doy gracias a Dios por su amor y misericordia que ha tenido conmigo desde el momento que me llamó a sus rediles. Hoy les cuento que mi conversión vino por tanto sufrimiento...Seguir leyendo...