El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Pedro 3:9

Testimonios
Testimonio de Sandra Ripoll

 

Hermanos le doy gracias a Dios por su amor y misericordia que ha tenido conmigo desde el momento que me llamó a sus rediles. Hoy les cuento que mi conversión vino por tanto sufrimiento...Seguir leyendo...