Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Mateo 25:35-36
Apóyanos
¿Quieres apoyar este ministerio?
Para apoyar nuestro ministerio puedes:
  • Acompañarnos en las diferentes actividades que realizamos para la salvación de las almas.
  • Traer personas que deseen y necesiten ser restaurados y transformados por Dios
  • Traer a la casa de oración tu aporte en ropa, calzado, comida, materiales de limpieza o un aporte económico, entre otros.