"Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios"

Tito 2:1

"Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina."