No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
Santiago 3:1

"Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación."